Los puntos que mejor saben

Peón Negro A

Los puntos que mejor saben A
Peón Negro A

 

Los puntos que mejor saben.Hay días en los que una competición de ajedrez por equipos cobra su verdadero sentido. Siempre alegra hacer pleno en un match. Esas jornadas en las que todo sale y cada jugador vuelve a casa con su punto y el del equipo en el bolsillo. Pero el Peón Negro, que se había acostumbrado a su papel de Dream Team intratable en Segunda, ha asumido, en Primera, su nueva realidad este año: la de la máxima exigencia, la de exprimir los recursos, la de la lucha continua, la del esfuerzo más allá de las posibilidades de cada uno. Porque así se compite en equipo. Y de eso dio una auténtica lección el equipo A en su visita al Tres Peons E.

Cargado de bajas en las mesas nobles, pero con ajedrecistas que desde los días previos al encuentro ya dejan ver unas ganas brutales de comerse el reto que se les presenta. Las arengas, los ánimos y el clima de concentración no dejan de aumentar hasta minutos antes del choque, con el café que da paso a la batalla. Un tropiezo casi descartaría al Peón Negro para el ascenso esta temporada. Enfrente, un conjunto veterano, superior a priori en casi 100 puntos de Elo medio. Relojes en marcha.

Comenzaban a tomar forma las aperturas cuando el joven rival de José López reclamó que el primer tablero de Peón Negro había usado el móvil para inmortalizar esta ronda. Un incidente que rompió por momentos la concentración. Tocaba recuperarla pronto: Ricard había entrado en un medio juego sin damas muy peligroso; Louis Lima buscaba castigar al rey enemigo ante la exquisita defensa de su oponente; José Manuel Domínguez entraba en una posición de doble filo… Ninguna partida parecía clara: sólo Ahd Amusa parecía tener todo bajo control. El debutante Martín Salgado invirtió valiosos minutos para encajar la sorprendente defensa brasileña de su adversario. Y las posiciones de Albert Budó y José López ‘Pipe’, con peón de menos, tampoco prometían en exceso.

Pero al colombiano le gustan las complicaciones. Bailó con sus torres, su dama y su alfil… Y cazó el alfil del contrario para sumar el primer punto. Sin embargo, Albert Budó no lograría zafarse de la presión de su rival y volvió así a nivelarse el match. Entonces Ahd combinó para comerse un peón, pero se encontró en el sinuoso camino un mate intermedio del rival que le obligó a ceder un alfil limpio y, así, la partida pocas jugadas después. 2-1 para los de casa. Momento para que Ricard hiciese magia con sus torres. Capablanca hubiese aplaudido: 2-2.

El rival de Domínguez salió vivo del ataque y alcanzó un final de torres con un peón de ventaja. Mientras, quizá aún rumiando el tema fotos, perdió José López una pieza decisiva en un desenlace tendente a la igualdad. Todas las esperanzas pasaban por Louis Lima y Martín Salgado. El rival de Domínguez, como era lógico, rechazaba las tablas y apuraba sus opciones de triunfo. Maniobras de reyes y torres que miraban de reojo los otros tableros para darse la mano.

Buscaba una rendija para colarse Lima en la fortaleza que se había fabricado el monarca enemigo. Apretaba el jugador de Peón Negro… Tanto, que asfixió por tiempo a su rival. ¡Bandera abajo! De nuevo empate. Y para entonces ya casi celebraban su entrada a meta los dos peones pasados de Martín Salgado en un final de alfiles. El rival de Domínguez intentó su último truco. No picó el cordobés. Tablas… Y se consumaba el triunfo de Salgado, que resumía una jornada apasionante, en la que quien fuese convocado a última hora del viernes para suplir una ausencia sensible en el primer equipo se encargaría de redondear un punto vital para mantener vivo el sueño del ascenso a Preferente. Un sueño que contagia a todo el club y por el que han demostrado saber luchar y sufrir ante el tablero todos los peones negros. Para sacar puntos como el obtenido en la Villa de Gracia. Un punto cargado de corazón. De los que mejor saben.

José Manuel Domínguez

 

Peón Negro B

Peón Negro B
Peón Negro B

En Segunda Provincial, el Peón Negro volvió a obtener medio punto producto de otro match marcado por la igualdad. Se midió al Badía B, un rival que propuso disputar las partidas con 10 minutos menos en el reloj como compensación por haber abierto las puertas del centro cívico con ese retraso a los jugadores visitantes.

Anécdotas al margen, se presentaba una emocionante jornada de ajedrez, que comenzó con el triunfo de Sergi Recacha y continuó por el buen camino para Peón Negro con la victoria de David Bordes. Sin embargo, en el tablero número 1 impuso su nivel el jugador local ante Didac Segador, y en el tablero 6, Rafael Recacha perdía por dos jugadas ilegales reclamadas por su contrincante.

Finalmente, las tablas obtenidas por Francisco Domínguez y Jorge Cantero cerraban un marcador de 3-3 que mantiene al equipo B de Peón Negro en la zona tranquila de la clasificación de Segunda División Provincial.

Jorge Cantero

 

Peón Negro C y D

 

Peón Negro C
Peón Negro C

En Tercera, el equipo C del Peón Negro era el único que jugaba en casa después de la retirada del rival del equipo D. Se enfrentaró contra el Vila Olímpica D en un duelo que finalizó con victoria del equipo visitante 1-3.

El único de los jugadores de Peón Negro que logró ganar fue Raúl Vicente, que se impuso en un duelo muy emocionante donde la igualdad fue máxima y en la que la partida se ganó por detalles. La partida -que llegó a las 60 jugadas- se decantó para el jugador de Peón Negro gracias a una buena gestión de los peones pasados que le permitió imponerse.

La partida de Agustín Vicente fue la más larga de todas y, aunque el jugador del Peón Negro contó con un ligera ventaja, el rival supo manejar la situación y acabar ganando. Javier Maqueda, en el primer tablero, acabó perdiendo, aunque se dejó la piel para intentar evitarlo. Por su parte, la partida de Arnau Soler se decantó para el rival cuando el representante de Peón Negro cometió un error al abrir la posición. Aunque intentó corregir y peleó pese a la desventaja, los alfiles del contrario ya habían cobrado demasiado fuerza y alejaron para Soler cualquier posibilidad de arañar unas tablas.

Arnau Soler

 

RESULTADOS