¡Campeones de Copa… y sumando!

¡Campeones de Copa… y sumando! ¿Dónde está el límite del Peón Negro? A la temporada de debut que está firmando el recién creado club de Les Corts se le acaban los adjetivos, los superlativos y las metáforas. Para comprender mínimamente los éxitos de este grupo de jugadores; hay que acudir a la sede, vivir el buen ambiente que se ha formado en torno a los tableros y aprender de ajedrecistas que se han convertido en la revelación del juego ciencia en Barcelona. Levantar la Copa de Segunda División ha sido la última gesta de este grupo único. ¿O la penúltima?

Con el ascenso a Primera en el bolsillo y con la vista puesta en el desenlace del play-off de la Liga Catalana, el Peón Negro se dio un homenaje copero. En unas instalaciones espectaculares, en el Disseny Hub, comenzó el conjunto de Comtes de Bell-Lloc a recolectar puntos desde el inicio de una competición regida por el sistema olímpico. Cada triunfo, en cada uno de los tableros, podría resultar decisivo a última hora de la tarde.

Felipe Delgadillo defendía galones en el primer tablero y, pronto, comenzó a mostrar una fiabilidad que servía de guía a sus compañeros. A su lado, Humberto Hernández agrandaba su leyenda en el ajedrez catalán. Tampoco concedía nada a sus rivales Stefan Afteni. Y David Merayo y Sergi Vela se alternaban en un cuarto tablero de lujo. Pronto se encaramaron a la zona alta de la tabla. Las nueve rondas a 15+5 del torneo exigían concentración, resistencia y capacidad para rehacerse tras los errores. El objetivo siempre estaba en la siguiente partida. Pero el parón de mediodía, con el Peón Negro a sólo medio punto del líder, sirvió para recalibrar las metas: la Copa era posible. Eso sí, entre pizzas, bebidas y risas; en la mesa no quedaba espacio para la presión. Quizá éste sea otro de los secretos mejor divulgados del club de moda.

Quedaban cuatro rondas y se había sumado a la fiesta Julián García, que firmaría tres miniaturas en sus tres partidas vespertinas para acercar el título a las aún espaciosas vitrinas del Peón Negro. La velocidad de crucero impuesta por Felipe Delgadillo (8/9), que sólo cedió un punto ante el mítico GM Miguel Illescas; el intratable Humberto Hernández (9/9); y el solvente Stefan Afteni (8,5/9) haría el resto. ¡Eran campeones! Sin conocer la derrota en ningún match y con una ronda de ventaja… Cifras apabullantes de un equipo que se lo pasa bien y, precisamente por eso, no conoce límites. Acababa de conseguirla y de celebrarla como se merecía… Pero, como suele decirse: esta Copa sólo era la penúltima. ¡A por la Liga!

VER RESULTADOS DE LA COMPETICIÓN

José M. Domínguez